martes, 29 de mayo de 2012

48 horas En el bunker de Aníbal López (A-1 53167).


Del 28 al 29 de febrero estuve en el apartamento de Aníbal Asdrubal López Juárez.
Llegamos con el escritor Leonel Juracán después de un día lunes de recuentos de la publicación de una plaquette de poemas. Encontramos a Aníbal y platicamos en la terraza de esa casa donde vive, desde donde se puede ver todo el tejido diario de vendedores informales, mujeres corriendo para el trabajo, enfermos esperando consulta a plena calle, desde los pequeños restaurantes, mientras se ha hecho tarde para todos. Porque en Guatemala se siente ya el ambiente extraño de los transitorios hundimientos económicos, luego de haber perdido el tiempo en esas guerras donde lo único que se logró fue armar un pasado para el presente.  
Es por eso que me pareció importante visitar a Aníbal, que antes de artista, es un penseur de una obra que relata un hibrido de tiempo y arte.  Acá frente a ese gran edificio, nos tomamos un tiempo para platicar y llegar a algunas conclusiones entre la risa y el marco que representa para él pasar un periodo de transición, además de estar viviendo frente a ese viejo edificio que es hoy el Hospital General.
La obra de Aníbal López pude verla completa en el bar Ex-céntrico, para su serie Revisiones. Una de las primeras sensaciones fue la de no encontrarle un código común con otros exponentes, se ve en su obra una individualidad de pensamiento, una línea intersticial donde o todo falla o todo se reanima en una explicación donde en algunas piezas predomina un gran sentido del humor. En otras piezas el salto hasta las altas propuestas sintéticas y fuera de los patrones, habitáculos genéricos o formatos que así como aparecen, así se olvidan. Veo en mis notas, una frase encontrada en un periódico “…la gente que se ha ido afuera es tal vez la que logrado documentar su obra, pero por ejemplo yo nunca he visto la obra de Aníbal López, un excelente artista, en ningún catálogo, sólo me han contado, tradición oral que se pierde con el tiempo...” La nota es de un periódico de fecha inexacta. Pero es evidente que de no ser por las revisiones en el Bar Central tampoco yo hubiera podido ver algo de lo que ha hecho. Javier Payeras en una nota sobre arte conceptual también lo cita. 
La exposición la fui a ver con mi mamá, que aparte de darme un punto de vista virgen sobre el asunto, me pareció interesante que le gustara el video de un hombre vendiendo piedras frente al Palacio Nacional. La anécdota completa es que después de ver cuanta gente se le juntaba a este personaje en la venta de pomadas, alguien afirmó que “el hombre podría vender hasta piedras”, parece que Aníbal se volteó y dijo “…veamos si de verdad puede vender hasta piedras…”, le pagó su tiempo y le consiguió un costal de piedras, que, finalmente, como ve uno en el video, terminó vendiendo.  Economía informal, es una de las exposiciones donde se ve una pieza: SE VENDE SE ALQUILA SE PRESTA SE REGALA, se ve la simplicidad casi Zen del pensamiento. Se debería de hablar de que Aníbal López hace Koanes gráficos. Otra obra que recuerdo es mucho más minimalista y concreta (pero es muy importante que se lea con una sonrisa cómplice ante el tiempo, la historia del arte y la actualidad), son las acciones en espacios urbanos PUNTO EN MOVIMIENTO Y LA DISTANCIA ENTRE DOS PUNTOS, uno no puede dejar de pensar en todo lo que se puede desprender de una idea así. De eso vienen varios carteles con faltas de ortografía colgados en puntos de la ciudad o la variación de señales de transito en la que hay contextos semánticos. Todo éste universo desfragmentador, crea ese otro mundo en donde NADA ES IMPOSIBLE Y TODO SE PIENSA EN GRANDE, entre la polución de la mañana, nos cuenta el artista de países como Alemania, España, Brasil, México y Argentina, en cada país una exposición, gana la Bienal de Venecia una de las más reconocidas por conocedores del mundo del arte, ahí mismo, contándonos de un paseo en limosina por New York. Entonces cantamos un par de versos de Sex Pistols: I am an antichrist/ I am an anarchist/ Don't know what I want/ But I know how to get it/ I wanna destroy passerby…
Jennifer Paiz, la compañera de Aníbal, de una forma bastante espartana y con mucha filosofía ordena y se dedica a los quehaceres de la casa, es ella quien me cuenta de las carencias en esa casa donde ahora tratan de vivir, sin agua, con vecinos un tanto violentos, y con los tres niños a cargo de los dos.  Le digo que se parece mucho a las mujeres de los escritores del Boom, que iban a donde fueran sus esposos, como si ellas también presintieran algo del misterio del arte.
En estos días, Aníbal López hace menos tareas por una hinchazón en su pie izquierdo. Sin embargo, con el gran sentido del humor que lo caracteriza, me sigue hablando en broma y en serio de las galerías de arte guatemaltecas. Me nombra la escuela situacionista y he tenido que agotar la enciclopedia y algunas páginas de Internet para encontrarme con Guy ErnestDebord , Malcolm McLaren, el mayo del 68 en Paris, los surrealistas, y encuentro parte de todo este discurso en su intervención en Argentina en donde fundió en concreto varias y quizás muchísimas fotografías de un estudio de rostros de guatemaltecos con el mismo nombre: un pensamiento con un soporte ideológico fuerte es hecho: la imagen que llega hasta mí es de un enorme bloque cuadrado de concreto con algunas hojas en medio que aún se ven tras la fundición y secado del cemento, los rostros están ahora perdidos en esa mole de varias toneladas, indestructible. Hay una estética poética, como en su obra en la que deja caer desde un puente un royo de plástico negro que ondea de alguna forma errante a lo largo de esas casas de asentamiento, para la época de Ríos Montt. Puede ser tan provocador como Yves Klein, ante el espectador guatemalteco, el fluxus de dos puntos a cierta distancia que lograban una línea imaginaria es una de las piezas que en lo personal me parece trascendente desde la aparente sencillez y fuerza formal que subyace.  


Su casa:
Ya lo he escrito, vive frente al Hospital General “fúnebre edificio del que se escapan almas una hora tras otra.” La casa en la que vive Aníbal es una casa hecha para alquilar apartamentos muy pequeños. En las palabras de Jennifer Paiz “no debieran pagar lo que les cobran pues nunca hay agua, y las condiciones son precarias”. Ellos viven en el segundo nivel.
Leonel Juracán está sentado sobre un sofá de diseño, bastante minimalista. Hablamos de la moral y la ética, de algunos programas de televisión de los 90´s, de pintores buenos y malos, de escritores como Foucault  y grandes magos como Demian Herst o Jeff Koons. Aníbal se va poniendo serio pero no pontifica ninguna respuesta, ninguna idea precisa, hablamos de artistas e intervenciones y happenings. Desde donde estoy puedo ver un cuadro mediano al que Aníbal llama “un pequeño proyecto” para algo que va desarrollar más adelante. Dice cosas como “hay que pensar en grande, el arte debe pensarse desde una perspectiva infinita”.  El cuadro que ahora veo con una lupa de juguete, se lo ha regalado a su mujer. Ella, bromea diciendo que en lugar de un ramo de rosas, le ha regalado un cuadro con una caja de muerto.  Pero Anibal ahora carga a Amadeo y Alicia, sus hijos pequeños y se ríe, desde sus lentes graduados sus ojos parecieran unos pequeños telescopios. Jennifer parece una adolescente a la par de Aníbal, que la abraza mientras yo me preocupo de que su hija Alicia, de unos 3 años, no se caiga al hacer malabares en una silla.  
Sentados en aquella salita de la casa vamos compartiendo como en un salón cultural. La casa de Aníbal se nos vuelve algo así como una despensa de pensamientos o una alacena de ideas, yo particularmente me preocupo por escuchar cada reflexión y me parece que tienen mucho que ver con el entorno. Dos gatos se pasean por las habitaciones. Puma, hace su entrada rompiendo una paleta de vidrio de la ventana. La otra es una gata que entre risas, dudamos si en realidad esta “cargada” o tiene un tumor porque según todos ha tardado ya mucho en tener a sus gatitos.
Nos invitan a desayunar huevos revueltos y frijoles. Hablamos de la obra. Le pregunto por esa última marcha del ejercito de Guatemala (30 de junio) sobre la sexta avenida y los costales de carbón molido por toda la sexta avenida.  Me dice que todo lo hizo de madrugada, en estado de excitación y cierto temor, sin embargo, aunque las personas de limpieza de la municipalidad intentaron limpiar todos esos diez sacos de carbón, siempre dejaron residuos. Me contó que se tomaron fotos que ahora están valoradas en dólares para compradores internacionales.  Además uno de los principales motivos de la obra era poner en evidencia esos lugares clandestinos de tierra arrasada en la que hoy en día todavía son carboneras de cuerpos calcinados. Me cuenta todo eso y hasta ahora noto sus lentes con nuevos aros Ray Ban, que están sobrepuestos.  
Para hacer una descripción de la casa de Aníbal López tengo que decir que hay dos dormitorios y una sala que se divide sin límites precisos entre, cocina, sala y comedor. Cerca de la puerta hay un mueble con un televisor en el que los niños ven caricaturas toda la mañana.  
Al medio día, Aníbal y su esposa se ponen de acuerdo para hacer un almuerzo, y terminamos buscando un taxi para ir a traer al colegio a su hija mayor, Daniela.  

En el Taxi
Salimos a la calle. Enfrente el ir y venir de gente. Me doy cuenta que ya pusieron unas gruesas puertas de metal en la entrada del Hospital General. Algunos indigentes conservan su posición desde las seis de la mañana, tirados a media calle a la una de la tarde.  Un taxista habla con un señor y al acercarnos le negociamos el viaje. Vamos para la zona dos por una cantidad que equivaldría a un libro o un litro de cerveza y, no es que el juego de palabras sea gratuito, hemos accedido a darle plática al taxista que dice que Aníbal parece pintor.
-          Si, soy artista, he hecho algunas obras en casi todo el mundo y todavía soy pobre –dice Aníbal, de buen humor.
-          Mire usted, yo alguna vez, ya ve que uno sueña con cosas, me gusto eso que me dijo, yo hubiera querido ser cantante –dice el taxista.
Llegamos al colegio de su hija de nueve años y, bajo el sol de finales de febrero, un día martes, pienso que es interesante que la hija de un artista quiera ser pintora también; me cuentan que hace garabatos, dibujos a marcador con su firma y los pega en todo el corredor del segundo nivel de su casa, como si estuviera en una exhibición de arte. Incluso, más adelante me querrá vender uno de sus dibujos, que yo compré con una gracia que sólo puede dar el segundo día de resaca.

El Préstamo
Veo un video en el que Aníbal López, entrevistado por Emiliano Valdez en las instalaciones de CCE, nos dispara un resumen de sus comienzos. Desde el profesor que le profetiza una vida en el arte, hasta su breve confesión en la pieza que denominó “El Préstamo”.  El préstamo, ya hablando con Aníbal fue más que un momento, todo un performance. En el video explica que era de buscar a un personaje de cierta apariencia y edad; luego, con un arma (prestada y previamente descargada) subieron a este sujeto y le apuntó con el arma y le pidió todo el dinero que llevaba. En un principio el hombre le dio treinta quetzales, luego, al ver la determinación, le entrega algunos billetes de a cien dólares, lo deja ir, y allí empieza el verdadero préstamo. Pues el dinero pagó parte del vino e impresión de volantes. En las palabras de Aníbal “fue increíble que aunque yo lo publiqué, e hicimos la exhibición, nunca hubo una denuncia…, y a pesar de la experiencia, el hecho y las criticas posteriores, todo aquel que bebió vino en esa exposición, terminó siendo cómplice”. 

Documenta (13)
El arte de A-1 53167 invita a desaprender el arte como hasta ahora lo hemos entendido, dejar por un lado los conceptos y empezar a vivirlo en plena vía peatonal urbana de cualquier país del mundo. Su nombre, el nombre con el firma todos sus cuadros es su número de cédula. Esto ya es una pieza del rompecabezas humano que de una u otra forma encaja y desencaja en ese mapamundi del arte conceptual. 
Ahora se perfila para la importante exhibición de arte de todo el mundo en Documenta, Kassel Alemania. La pieza que lleva es un sicario, al que le pagará por hora, el boleto de ida y vuelta. Contendrá la dialéctica de la ira de un país donde mueren por lo menos 25 personas diarias, y una vida quizás ahora mismo, con un precio de menos de cien quetzales.
                Por último me recuerda algo “El pensamiento es lo más veloz que existe, una idea puede superar la velocidad de la luz” me dice, mientras comemos un filete de pescado y decimos ¡salud!

Lester Oliveros Ramírez.
Marzo, 2012
-
Fotografías CCE/ Guatemala 
PUBLICADO EN LA HORA ACÁ
-

sábado, 26 de mayo de 2012

LA MUSICA EN LOS SOTANOS


REM 

Los años noventas. En esos años, si pudiera regresar en el tiempo, andaba sin novia, triste y desesperado, con un libro de Herman Hesse, con un montón de remordimientos de no se qué, sintiéndome tan mal, pero tan mal, que lo único bueno para mi era la música de REM. El álbum al que me refiero fue un éxito undergrownd, Automatic for the People. Iba bien con mi estilo de vida. Ya fumaba y bebía mucha cerveza. Alguno de mis amigos, quizás se creían Jim Morrison y lo gritaban a media noche en esos alrededores del Geminis 10. Pero yo me sentía cómodo oyendo Drive y dejándome llevar por ese aterciopelado movimiento musical. Mazy Star era de mis favoritas por eso, emulaba muy bien el roce de las olas. La nostalgia era infinita, al igual, uno podía mezclar Smashing Pumpinks o Nirvana, Pearl Jam y hasta The Cure. Ahora mismo que escucho Try not to breath no puedo dejar de pensar en la maravillosa y caótica experiencia de haber sobrevivido esos años. Aun cuando se acercaba el año 2000 y adquirí un raro síntoma obsesivo compulsivo que me llevo casi a la muerte, no puedo enumerar tantos acontecimientos.

Nirvana

Lo he contado varias veces. Uno de los primeros álbumes de Nirvana que oí con mucha fe, a punto del suicidio, fue el Nevermind.Nunca me gustó vestirme con playeras negras, no era mi estilo, lo oscuro lo llevaba dentro. Empecé a dibujar con tinta china. A escribir en diarios interminables. A buscarme la vida en empleos donde empecé a ganar bien. No me faltaban las invitaciones a fiestas y afterfiestas, fue en esas donde conocí a tanta gente. Pero resonaba siempre en mi mente Come as you are. Una amiga, que voy a cometer la imprudencia de mencionar su nombre, Paola Cruz, me comentó, mucho después de que se suicidara Kurt Cobain que ella también tenía ya un día para morir. Me dio la fecha. Muchos no le creyeron. Creo que el único que le creyó al punto de andar vigilándola fui yo. Tenía unos amigos imprudentes, gente que se vestían como Marilyn Manson y andaban con un montón de pastillas y botonetas. Pero al fin llegó el día y nadie dijo nada, a ella ya se le había olvidado todo. El único asustado era yo. Nunca le pregunté nada más. Me centré en matar el tiempo. Logro leer Smells like teen spirit en un libro de un autor nacional. Todo sigue igual.

Pearl Jam 
Black, Jeremy, el álbum Ten. Mis padres separados. Mi soledad suprema leyendo a Dickens. Mi abuela y sus sabios viajes en lancha por Atitlán con su nieto favorito. Mi discurso por empezar ante algunos condiscípulos. Esa chica que fue mi novia por un día. Las revistas Details, los vasos de cerveza a escondidas. Las guitarras eléctricas. Giovanni Pinzón hablando de publicidad. Ese trabajo donde aprendí a jugar en Photoshop. La agencia de publicidad donde podía ver desde la ventana del octavo nivel el instituto donde estudiaba. Las reuniones en casa de un poeta que escuchaba antes de hablar. La Bodeguita del Centro. Vitalogy. Spin the Black Circle. De nuevo las depresiones. La Caseta. Karla Oliveira. Ibeth y esa tiendita. El deseo y las noches hablando de la vida en la Avenida Reforma.Otros nombres completamente aleatorios. La música en los sotanos del más allá.

-
-

martes, 22 de mayo de 2012

LO QUE TRANSPIRAN LAS PAREDES DE UN HOTEL BARATO



“Come back, come back, O Shulammite; Come back, come back, that we may gaze at you!" "Why should you gaze at the Shulammite, As at the dance of the two companies?”
Song of Solomon 6:13

                Parece una mujer bastante valiente, luchadora, quizás una amazona urbana, es la Sulamita. Se aparece de noche, entre la brujeria de las calles, entre el vapor a orines recientes y en medio de la violencia. La primera vez que la vi me sorprendieron mucho unos poemas que relató para un taller que muy dignamente se desarrolló a pesar de ningún presupuesto.  El taller era de narrativa, pero como todo en la vida, se trastocó en un hibrido de poesía y ternura imaginaría. Esa tarde, luego de una tormenta que nos hacía hablar en serio riendo y conocernos, pude oír esos versos que desfiguraban la noche en un olor a plástico en llamas. Mi descubrimiento grande, no fue haber leído en voz alta uno de mis textos publicados por la Biblioteca Walt Witman, sino haber conocido a esa rara periodista que documentaba la piel muerta que dejan los amantes en los hoteles.  
Nos seguimos viendo en algunas reuniones improvisadas, hasta que una noche le dije que se fuera conmigo. Aceptó sonriente y parecía feliz, aunque entre tanta oscuridad no se le vieran la sonrisa… pero si se oyera su respiración. Escribe una poesía marginal. Asume la marginalidad y la defiende, sus palabras parecieran ser collages de imágenes eróticas pegadas con saliva y gritos, nombres y decepciones, escribe desde su cuerpo desnudo, desde los ojos que lo habitan, desde sus manos que tiemblan y su voz que se esfuma en cada jalón de Marlboro. Bebe café más que ron, habla con sinceridad aunque es evidente el tiempo y la experiencia de una vida en busca de su propia voz. Le brillan los ojos cuando, haciendo un ejercicio experimental en el Bar Olvido, me muestra sus dibujos, yo le digo un poema de Cummings que ella no sabe y cree que es mío, le digo un fragmento de If, de Kipling; un verso que aprendí a decir en francés con una mujer malhablada, Toutes les femmes sont salopes, sauf ma mère, pero no le gusta el idioma francés aunque es algo que le recomiendo a todos. Su rostro ya va mostrando una distancia, una aridez, una violenta sucesión de tiempos. Le hablo de la nostalgia y lloro. Las lágrimas se van sumando a sus dibujos que lloran sangre y de algún lugar de su sexo aparece una esperanza contra el aburrimiento.   
La edad es breve, todo es vanidad a fin de cuentas.
Todo se quema, el plástico arde y se deforma.
El papel termina en ceniza.
Las piedras ruedan y el polvo eterniza.
Como un espejo el aro del cielo roto.
Eres volátil como una bolsa de polietileno,
y como el duroport tu cuerpo es transformable.
Solo la piel huele a perfume,
entre la sábanas del fuego.
 Soy creyente de la ternura. 
Creo que no hay nada más poderoso en el mundo que la ternura.  Es un reflejo básico, casi animal, casi en rebeldía con el mundo comercial. Para tener ternura hay que ser muy poderoso. Eso le dije, mientras sostenía un vaso de Venado y jugaba con el fuego de una vela.  Luego todo fue tan fácil que el tiempo se fue volviendo mentiroso.
La cresta del Ahora, ese momento infinito y presente,
ese pasadopresentefuturo, es revivido por el deseo
las confesiones transeroticas y
los vocabularios del argot
más mundano
en seguida la
risa estalla.
-

martes, 15 de mayo de 2012

EL CAMBIO DE PIEL DE CARLOS FUENTES



La literatura, la poesía, la forma de ver el mundo, mi forma de interpretarla, no estaría completa sin la maravilla de haber leído a varios mexicanos ilustres. Una verdadera cadenita, ya lo sé, de Octavio Paz, quién me sentó de una palabra y me dijo quién era yo, a Juan Rulfo y de este a Carlos Fuentes. No voy a pecar de voraz y decir que he leído todo lo que escribió Fuentes, diré que me ha gustado mucho la relectura de Aura, Cambio de Piel y Terra Nostra que según una nota de prensa indiscreta de Gabriel García Márquez, la escribió con un solo dedo, su dedo índice que tecleó más de setecientas páginas de esa novela que ahora mismo alumbro con mis ojos. Precisamente ayer, cuando aún no sabía esa noticia terrible de su muerte, me sumergía en un ensayo sobre Terra Nostra que me dejaba con ganas de llegar a ser un escritor de esa talla, luego de haber escrito sobre todo una temporada de la Edad Media a la Edad Moderna, exorcizar el pasado y volverlo ahora si presente, para saber quiénes somos y porqué estamos en la cresta del Ahora.
Ha muerto Carlos Fuentes, en éste plano fisico. No lo puedo creer. Ayer apenas oía una de sus declaraciones sobre la angustia terrible de que gane la presidencia un inexperto como Peña Nieto. Carlos Fuentes, ese muchacho que escribía envuelto en nicotina y los Beatles.
Cuando leí Cambio de Piel me pareció que Julio Cortázar y él eran los descubridores del elixir de la eterna juventud, la Piedra Filosofal. Luego se les agregó Gabo, al que tanto quiso Fuentes en esos años cuando nacía el cine en esas tierras. Solo puedo decir, que uno de los grandes maestros de la palabra y mesura en México es Carlos Fuentes, otro escritor más que como todos se van uniendo a sus obras en la eternidad, es decir no mueren, resucitan en las palabras.
Carlos Fuentes me presentó a un gran bebedor, un escritor de monstruos, William Stiron, colgué una frase suya en mi libro. Ya ven que todo es una cadenita. Latinoamérica esta poblada de voces que se multiplican en ecos. Sigo leyendo Terra Nostra, porque los grandes no mueren, continúan, solo cambian de piel. No podía ser otro día el que Carlos Fuentes nos hiciera esa broma final, que hoy, el día del maestro en México.
-
-
Publicado en Revista Fashgt
-
foto. http://2neweb.com
-

lunes, 14 de mayo de 2012

Myself with others




A Octavio Paz.


Yo soy yo.
Una vez, dos, tres veces soy.
Una vez soy yo.
Dos veces soy yo.
Tres veces escribí yo soy.
Mi alma es lo que vaga.
Mi espíritu está en el sueño.
Mi cuerpo esta en el suelo
junto al tuyo.
Vos soy yo.
Tres veces reflejada en los espejos.
Mi máscara es de luz
habitan mis palabras el fondo de mi,
estoy en tu sueño como tú en el mío.

Los otros son nosotros: yo soy ustedes y la tierra.
Si al terminar de leer un libro te sientes satisfecho 
es que tu espíritu leyó a la par tuya y encontró una palabra perdida. 

Foto: http://lh3.ggpht.com/
-

sábado, 5 de mayo de 2012

NUBES PERMUTANTES

Comic de Año 0 Cuenta Larga/ Maya Hackers 2012
La poesía es el ancla en las nubes.
En esta tierra donde las piedras flotan
con oasis de vacío.
Se abren los cielos y la tierra.
Se ve a dios pidiendo una ficha.
Profetas cuida carros.
Y de pronto el rapto de la razón,
Kant vestido de mesias en un barco
haciendo señales desde el cielo.
Los ebrios tienen fe de que ahora
estan a punto de caerse los edificios.
II
Los ebrios tienen fe de que ahora estan a punto de caerse los edificios. Se abren los cielos y la tierra. Se ve a dios pidiendo una ficha.Y de pronto el rapto de la razón, Kant vestido de mesias en un barco haciendo señales desde el cielo. En esta tierra donde las piedras flotan con oasis de vacío. Profetas cuida carros. La poesía es el ancla en las nubes.
III
La poesía en las anclas y las nubes
Las anclas.
Esta tierra donde de vacio los oasis flotan.
Cuida carros pidiendo una ficha.
Profetas abriendo los cielos y la tierra.
La razón de Kant de pronto en rapto
haciendo desde el cielo que los edificios
caigan, esos ebrios haciendo señales desde el cielo
con la fe de que los barcos lleven el ahora.

IV
Profeta poesía 
en las anclas
pidiendo tierra a los oasis
que el cielo raptó
caigan esos barcos que los llevan
con la fe a los ebrios desde los edificios
que la fe y Kant pronto no seran nubes
y los cuida carros
caigan ebrios
caigan ebrios
haciendo señales con una ficha.





 
 

viernes, 4 de mayo de 2012

LESTEREOLOGIAS



1.       Me ha interesado últimamente esa famosa derivación del protestantismo pentecostal, la teología de la prosperidad.  Por curiosidad fui a la iglesia del predicador Cash Luna. Esa noche habló sobre el pequeño que derribó a un gigante de una pedrada. La estructura de su mensaje se basaba principalmente en que David mató a Goliat para exonerar de impuestos a su padre. No para casarse con la hija del rey Saúl, ni tener bienes, simplemente el factor económico salto al escenario. Y no esta lejos de ser una verdad, en primer lugar porque los hebreos son ahora mismo los que controlan Wall Street y según algunos conspiraron contra el mundo al hacer real este desmadre de compra y venta en el que vivimos.  
2.       Últimamente leo el libro Guatemala: Eterna primavera, Eterna Tiranía de Jean -Marie Simon, antes de entregar 3 de ellos a dos bibliotecas de Sacatepéquez, lo leo con calma al lado de mi madre en Fontabella, disfrutando de un helado de maracuyá con almedra, crema batida y unas líneas de chocolate. Primo de Roma es esa heladería. Sin embargo, estando ahí, leyendo las primeras páginas de este testimonio verídico como ninguno por tener el soporte gráfico, me conmoví. Ese día, se celebraba además el día del trabajo. Vimos como una fila de ocho guardespaldas corrían detrás de una señora y una niña, cuidándolas del aire.
3.       Voy a participar en MAYA HACKERS, una brillante idea de David Marín Roma,  doctor en biofísica por parte de la universidad de Rutgers (New Jersey), además de un pintor de patrones geométricos, un investigador de púlsares y radiaciones por parte de la universidad de Trieste (Italia) en paralelo a su faceta de músico experimental desde los años 90. También es un físico nuclear graduado con honores en la Universidad de San Carlos, y que para esta muestra, pensada muy bien desde DE XIBALBA AL CIBER ESPACIO, taller que impartió el poeta Alan Mills. Esta muestra de objetos, ideas, música y audiovisuales será presentada en la Alianza Francesa de Guatemala, el miércoles 16 de mayo 2012. La premisa es la piratería de elementos mayas a la vida convencional urbana, en mi caso participo con el cuento AÑO CERO/ CUENTA LARGA en el que exploro la ciencia ficción y la profecía, con un comic hecho de montajes photoshop.
4.       Pensamientos van pensamientos vienen. Leo poesía de Alejandra Pizarnik para seguir viviendo.
Escribo poemas como este:
Por qué no puedo contar esto
Como una historia
Tengo que usarte poesía
Para decir una sola cosa: era ese tiempo esfera en el que yo estudiaba en la universidad pero leía como un enfermo un libro de tarot.
-

miércoles, 2 de mayo de 2012

MAYA HACKERS


- 13.0.0.0.0 MAYA HACKERS 2012 6 IMOX EXPO EN LA ALIANZA FRANCESA 16 MAYO 2012 Maya Hackers es una colección de objetos de arte que introducen elementos de cultura maya dentro de objetos modernos. Nos presenta la cultura Maya, más allá de la etnostalgia y del souvenir turístico, como una verdadera riqueza cultural en diseño gráfico, conceptos, filosofía, tramas e historias. Antecedentes: Este proyecto tiene dos años de evolución, algunas obras que se presentan tienen su origen en el taller de Xibalbá al Cyberespacio organizado por Alan Mills, haciendo referencia al articulo de la socióloga Diane Nelson: Maya Hackers and the Cyberspatialized Nation State. Un punto muy importante que toca Nelson en este artículo es que la imagen que se tiene de los pueblos indígenas, ha sido creada por los ladinos, quienes tradicionalmente han tenido el control de los medios de comunicación, en los que el arte juega el papel central. La exposición invita a los artistas a reflexionar sobre la forma en que se usa la riqueza cultural del país, que como todos los demás recursos está estúpidamente desperdiciada! La Convocatoria Cómo sería Guatemala si la conquista en vez de destruir las civilizaciones americanas hubiera fusionado las culturas de forma natural, como sucede en India o en Japón, donde lo ancestral cohabita con lo moderno en su forma de pensar, en el animé, arte, etc. El ejercicio Maya Hackers es introducirse en la cultura Maya ancestral o contemporánea, aprender algo, y transmitirlo a través de una obra. Para muchos guatemaltecos la cultura Maya es tan distante como la cultura del Tibet y es necesario investigar más a fondo para no caer en el simple indigenismo que es la piel de oveja del divide y vencerás que no ha dejado cuajar una identidad nacional en este país desde la conquista hasta hoy. El resultado de estas investigaciones dio origen al sitio de Internet: www.mayahackers.com una colección de enlaces al conocimiento ancestral frecuentemente visitados como fuentes de inspiración. Zeitgeist El espíritu de estos tiempos es reconocer la urgencia que tiene diseñar una sociedad basada en los recursos naturales, en el respeto y equilibrio de la vida en el planeta. Es por eso que considerar las culturas ancestrales resulta ser una visión futurista de las sociedades en el mundo. Maya Hackers toca de cerca oposiciones binarias familiares como futurista -retrógrada, indio –ladino, la capital y los de afuera, etc. Y proyecta una visión futurista de la cultura Maya, un modelo de integración de distintos rasgos culturales. La Ofrenda Durante siglos, la cultura Maya es una riqueza que se nos ha negado a la mayoría de guatemaltecos, muchos hemos tenido que salir del país para encontrar la cultura Maya en los museos de las grandes ciudades, para encontrar expertos que puedan explicarnos el lugar donde nacimos, la tierra que nos forma, la gente que nos alimenta, el silencioso motor que mueve estos países retrógradas. Hemos tenido que hackear el sistema para acceder a la cultura Maya frente a nuestros ojos, bajo nuestros pies, y a todo alrededor! Y como profetizó el poeta: recorrimos grandes distancias para llegar al punto de partida, y conocer el lugar, por primera vez. Y lo celebraremos el miércoles 16 de Mayo del 2012 7PM en la Alianza Francesa GT con una fiesta ritual en la que presentaremos nuestras ofrendas y fortalecer los lazos de amistad y colaboración entre varios artistas. Entrada Libre. Ricardo Benavides Barak Audiovisual, Benvenuto Chavajay, Manuel Chavajay, Regina Galindo, Rosa Chávez, Juan Jose Gonzalez, Ramiro Gracias, Introácido, Rebeca Lane, Thomas Laroche, Carlos Lucero ABM2 Giovanna Arevalo, David Luna, David Marín, Alan Mills, Sandra Monterroso, Mónica Nájera Lester Oliveros, César Pineda, Juan Pensamiento, Sotzil Jay, Angel Tejeda, McTzutu, Básico3.

- DAVID MARIN ROMA/ MAYA HACKERS BARAK CAP1