jueves, 30 de mayo de 2013

BREVE BIOGRAFIA/ LESTER GIOVANNI OLIVEROS RAMIREZ

LESTER GIOVANNI OLIVEROS RAMIREZ: nace muerto de la risa el 28 de julio 1976. Dicen que esa noche los doctores hicieron huelga en el Hospital Roosevelt y se las tuvo que arreglar para nacer sin ayuda de nada, ni siquiera con la de su mamá porque estaba dormida; dicen que cuando ella despertó el niño ya estaba allí. Explican que soy poeta y siempre lo niego por que la palabra está muy devaluada. Y además suena a profesión pero parece más un insulto por la forma de vida que se han gastado esos muchachos. Promotor cultural a la fuerza, no hay de otra, en Guatemala los artistas hacen todo, hasta comprar sus propias obras o cambiarlas urgentemente por comida. Fue incluido en la antología Poesía para Todos 2011 de la Biblioteca del IGA y en una antología que jamás ha visto de Paraguay editada por el poeta Edgar Pou. Algunos episodios interesantes son haber publicado su libro Deliriosaurios y que no haya ni una sola copia en ningún lado. Ha publicado poesía y una serie de entrevistas a gente más inteligentes que él en la Revista de la Universidad de San Carlos. Su trabajo periodístico ha figurado en varios medios de comunicación guatemaltecos como Luna Park, y la sección diaria de cultura de los diarios La Hora y Siglo XXI. Modera el blog latinoamericanosunidos.blogspot.com. Actualmente trabaja en el departamento de Edición Editorial Santillana, y estudia francés en la universidad. Es editor y fundador de la Editorial Cartonera Maximón. Normalmente anda a pie y con un libro. Otro dato curioso es que tiene la única entrevista que le han hecho al escritor de El Perfume, el señor Patrick Süskind. Tiene muchos amigos, dos o tres enemigos famosos y un buen recuerdo de un gato que le regaló su mamá (o sea, mi madre regaló al gato).

viernes, 24 de mayo de 2013

APUNTES SOBRE LA IMAGINACION





La inspiración es la televisión. 
Andy Warhol.


            La otra vez una gran amiga me preguntaba al respecto de la imaginación. Yo le respondí la verdad, la pura verdad, que creo en ella más que en lo que veo, tanto que Dios para mi era tan grande en medida a mi imaginación. Es decir, que Dios existe, crea y trasforma en la medida suficiente a la imaginación de uno mismo.
            Ella se sorprendió de mi aventurado comentario. Qué yo revalidé en comparación con algo que me parece superficial y es producto del mal gusto, la fantasía. Una de las peores formas de la creación humana es la fantasía. No tiene sustento en el infinito, ni en la realidad profunda del ser. Si la imaginación es Dios, la fantasía, amiga mía, es el puro diablo. Es una mentira completa, sin sustancia. En el fondo de todo radica la realidad, que a mi parecer, es tangible en tanto creamos en ella. Pero eso terminaría pareciendo metafísica, si no fuera porque los científicos han dicho que toda la materia por compacta e indestructible que parezca, es porosa y sujeta a cambios de todo tipo. Es pues, mi humilde idea de la imaginación. Así que yo creo en todo lo que esta escrito.

Creo entonces que todo lo que se pueda imaginar puede existir inmediatamente. Al meditar en los grandes, pienso en uno que dijo que los números primos eran una confirmación de Dios también, pues era un Argumentum Ornithologicum:

“Cierro los ojos y veo una bandada de pájaros. La visión dura un segundo o acaso menos; no sé cuántos pájaros vi. ¿Era definido o indefinido su número? El problema involucra el de la existencia de Dios. Si Dios existe, el número es definido, porque Dios sabe cuántos pájaros vi. Si Dios no existe, el número es indefinido, porque nadie pudo llevar la cuenta. En tal caso, vi menos de diez pájaros (digamos) y más de uno, pero no vi nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres o dos. Vi un número entre diez y uno, que no es nueve, ocho, siete, seis, cinco, etcétera. Ese número entero es inconcebible; ergo, Dios existe.”

En está otra el giro sobre la imaginación es casi sublime, pues como dijo también Tolkien, uno vive, o termina viviendo en lo que crea y lo postula en un cuento parecido a este que es de  R. F. Burton, que se titula La obra y el poeta:

El poeta hindú Tulsi Das compuso la gesta de Hanuman y de su ejército de monos. Años después, un rey lo encarceló en una torre de piedra. En la celda se puso a meditar y de la meditación surgió Hanuman con su ejército de monos y conquistaron la ciudad e irrumpieron en la torre y lo liberaron.

Con respecto a la imaginación y sin deseos de ofender a nadie y menos confundir, que es normalmente lo que pasa con algunos de corto criterio, la otra vez hablábamos, curiosamente a media noche, con el esposo de mi hermana y mi papá sobre ciertas preguntas sin aparente respuesta. Las preguntas las enumero a continuación:

  1. ¿Cómo es posible que la raza humana partiendo de Adán, Eva y sus hijos, hubiesen sido los procreadores de toda la humanidad, de haber sido así tendríamos que aceptar que tuvieron relaciones entre ellos, o no?
  2. Las dos creaciones. Cuando Caín fue marcado por el homicidio de su hermano logra irse y procrear una familia. ¿Quiénes eran? ¿Habría más gente? De ser así, Adán y Eva no fueron los primeros de la creación.
  3. Que si Dios es mujer o hombre.


A estás alturas les conté sobre la imaginación de mi abuela, que ya tras tantos años, decía que en realidad Jesús no convirtió doce tinajas en vino sino un río completo. Estas preguntas fantásticas tiene su explicación, claro está:

  1. La Biblia es un libro sagrado, como muchos otros. El Ramayana de los hindúes; el Coran de los Arabes, que es bastante parecido a la Biblia por ser casi hermanos, hijos de Abraham; el Popol Vuh de los Mayas y los Cantos vedas, sin mencionar los textos orientales o las ideas de la creación de los Siux o los aborígenes sudamericanos.
  2. Si había mucha más gente, al ser la Biblia un texto alegórico escrito por Moisés, un hebreo educado en Egipto bajo toda la sabiduría y la magia de este pueblo pudo transcribir los primero libros, uno de ellos el Génesis, tuvo que ser casi inventado, pues Moisés prácticamente no había nacido ni había conocido a como se formó todo. Además de eso recopiló todas las historias orales de boca de los ancianos, de ahí surge la genealogía y milagros de los primeros patriarcas del pueblo de Israel.
  3. En el hebreo antiguo, según los expertos no dice Dios en singular, sino en plural: Los Elohim (en hebreo El, אֵל, o Eloha, אֱלהַּ), tanto es así que como el idioma español le da sexo a todo por sus artículos (el y la), en la traducción se entiende que Dios es masculino.

En síntesis. La imaginación no sería posible sin el poder de la invención, una voluntad mayor. Luego de eso, mucho criterio para discernir entre tanto idioma y bastos lenguajes.

O sea que al escribir en mi blog que La imaginación ha movido más montañas que la fe, lo único que estoy haciendo es redundar.

domingo, 12 de mayo de 2013

BREVE HISTORIA DEL TIEMPO/ 1993-2013






Alguien que tiene muchos amigos, corre el riesgo de volverse un solitario. Está el hecho de que no somos omniscientes, ni omnipresentes y uno peligra en olvidarse de todo por temporadas; máximo si uno se apasiona con una manía tan malsana como la literatura y abandona todo por escribir, así sin más, entre una fauna de dipsómanos, adictos a cualquier cosa y feroces críticos que de frente parecen tan inofensivos.
Así fue como después de más de algunos lustros, tres para ser exactos y más o menos quince años en suma, y para ser benevolentes con los héroes de esta crónica no parecía que hubiera pasado el tiempo, tanta agua bajo los puentes, todo parecía igual. A pesar del poco pelo en la cabeza de uno de mis mejores amigos, Otto; o la barriga cervecera de Carlos; o los lentes de Velvet, que, a pesar de todo conserva una chispa original, como cuando la conocí en una banca de concreto a la par de su casa.
Porque en aquel tiempo jugábamos base ball, chamuscas, hablábamos de todo lo que veíamos en la TV, sobre cosas sin importancia, de noviecitas platónicas o certeros enamoramientos trágicos, eso éramos, Otto, Vinicio y Miguel, que además de ser mi amigo era el hijo de mi madrina. Una categoría que nunca entendí por tener en familia una educación cerrada con el evangelio pentecostal. Pero ante todo esto, caminábamos por las tardes a unas calles abajo, donde nos reuníamos entre risas y ocurrencias. Velvet era entonces la anfitriona de ese espacio frente a su casa donde habían bancas de concreto, algunas gradas, quizás hechas por sus tíos para tertulias dicharacheras con los tragos. 
Luego una tarde conocí a mi vecino Estuardo Gramajo, el Tato, que salió con un guate de base ball y boleamos algunas horas hasta que me contó de un grupo de escouts del que él era dirigente. Al otro sábado estaba integrándome a la patrulla Halcones, fue allí donde conocí a varios nuevos amigos que se dispersaban al terminar las actividades por varias colonias de la zona cinco: La chácara, el Edén, La Arrivillaga, Jardines de la Asunción, Santo Domingo o la colonia Ferrocarrilera. Conspirábamos cada sábado todo para ganar en los juegos y más tarde todo esto nos serviría para el verdadero e implacable juego de la vida.
Todo eso recordamos ayer. Nos vimos después de años. En mi caso, el más perdido de todos, ya que he pasado casi la mitad de esta vida entre libros; entre ellos se ven un poco más ya que han mantenido una correspondencia mutua de buenos amigos. Vimos fotos, almorzamos un rico guisado hecho por Velvet, que en sus palabras describe como algo irrepetible, ya que normalmente usa todo lo que tiene a la mano sin darse cuenta. El arroz con queso parmesano inigualable y una dona tamaño familiar que llevó Miguel, hicieron de esa tarde algo inmejorable.
A mí me caló el ambiente de la zona cinco. Las colonias permanecen en la memoria. Entre las fotos, aparecemos varios parados en ese gran peñón frente a la Laguna Verde, todos flacos y listos para saltar. Hablamos de caídas y de levantones de la vida. De accidentes y de milagros, estábamos ahí de nuevo, contándonos entre risa y risa lo que ya habíamos vivido en serio. La verdad me encantó oír que sus voces eran esas mismas que había extrañado por tanto tiempo sin darme cuenta. Perdón, si se me salen unas lágrimas, por tantos que ya no estan ahora.

martes, 7 de mayo de 2013

NACER DE NUEVO



Por fin salió. 

Pero al ver la luz empezó a llorar de miedo. 
Había nacido entre la oscuridad. 
Había nacido entre la densa oscuridad del cuerpo de otro cuerpo. 
Un útero maravilloso que le daba de todo para los sentidos, música profunda e insólita, calor humano dentro de una cueva silvestre y un tacto preciso de caricias internas. Oía la voz de su madre hablando y era una canción tecno junto con el ritmo de la sangre y los latidos percusionando junto a su propio corazón un ritmo.
Oyendo el latir del corazón reconoció de pronto el Rock and roll, se refugió en horarios nocturnos, divago sin perder la noción de que era procreación de las sombras. Recordaba esa terrible sensación de vacío al ver la luz y la realidad. Era mejor la noche, lo negro, la imaginación vibrante de la luz de las estrellas.
Siempre anduvo nostálgica, buscando el retorno al útero en cada antro punk, en cada sala de grabaciones, en cada ritmo que con su banda empezaban a preparar para un concierto. Cerraba los ojos y multitudes coreaban sus canciones. Con los ojos cerrados volvía a nacer, porque al cerrar los ojos en la oscuridad percibía entre tantas voces, la voz de su madre, de su familia entera en medio de una oscuridad rítmica.

domingo, 5 de mayo de 2013

Random street.



La sed de la calle.
He visto un hombre que unido a su barba gris
espera la muerte.

He visto mujeres sonrientes perderme en caricias.
He visto niñas despeinadas en las esquinas.
Mujeres que madrugan para ser amadas por algún extraño.

He visto a jóvenes delincuentes llorar su miedo.
He visto a niños hombres vaciar su carga.
He visto a hombres niños vomitar el alma.

Calles que aúllan de pie.

Soledad y burla en procesiones de gente.
Y algunas frases colgadas en una reja,
algunas personas viendo visiones.