martes, 3 de febrero de 2015

SALUDOS A TITO


Y CUANDO DESPERTÓ, EL DINOSAURIO ESTABA DANDO EL RESUMEN DEL CLIMA.

lunes, 2 de febrero de 2015

ESTA BIEN: HABLEMOS DE LA LOCURA-




La gente es un poco descuidada al nombrar la locura. Tal vez, pienso yo, por la casi imperceptible forma en que se presentan los síntomas. Recuerdo ahora un texto de Julio Cortázar: Estrictamente no profesional, en cuyo centro debate al borde sobre la imperceptible barrera entre la cordura y la demencia.
La palabra viene del latín vulgar "de lira ire" o desviado del surco recto, que era una palabra que se usaba en la agricultura. Es de allí precisamente en donde se les llama "locos" a todos aquellos que rebasan, contradicen o profanan las ordinarias conductas establecidas. El loco en general es cualquiera que vaya en contra de la corriente. De allí que seguir la corriente es una de las aficiones de los locos, para que no los descubran. No, esa es broma. Al punto que voy es a la gravedad que hay en vaguedad irresponsable de no ser preciso al asignar esa palabra a una persona.
Los psicólogos son muy prudentes y hacen una serie de exámenes y previsiones. Un hombre o una mujer con alguna disfunción, alteración anímica o sensorial, no necesariamente puede entrar en la categoría. Hay locuras geniales, gente con potenciales sensoriales, esa gente que de una u otra forma va llenando la lista de los artistas, matemáticos o músicos.
Hay una película en la que sobresale el talento de Nicolas Cage al interpretar a un estafador, sus tics nerviosos, ya entendidos por sus amigos, son escandalosos para los demás. Pero en el fondo no es un loco de atar, sino un hábil embaucador que se roba show.
Yo siempre recuerdo a Dalí y el sin fin de extravagancias que le han ido sumando en cada libro, pero algo me dice que Dalí en la soledad era un tipo normal. Era, pienso yo, como que estuviera interpretando un papel de por vida. Claro que, de tanto rehacer y rehacer el melodrama, hasta él perdía la noción de hasta dónde debía seguir actuando. Ese tipo de locos son locos a su favor, diría mi madre.
Pero hay los de asilo, esos solitarios excluidos del mundo real, perdidos y quizás peligrosos. Un muchacho, hace poco lo leí, mató a su padre de un cuchillazo, arma que dejó en el cuello de su triste víctima. La imperceptible barrera se hizo real. Le espera una celda, pastillas para dormir el sueño eterno lejos de los semáforos y la pasta dental que se debe apretar desde abajo.
Yo por ejemplo, no a todos les llamo locos, delirantes tal vez, desviados del surco, a lo mejor, a veces sonríen y pintan a su manera, diría Sinatra.